Accesibilidad y derecho de acceso: un ejemplo vallisoletano

El Norte de Castilla de hoy (20-4-2008) publica, en su edición impresa, una carta al director que no puedo dejar de reproducir, por lo expresiva que es de las barreras que existen, en pleno auge de la Administración electrónica, a la hora de ejercer nuestro derecho de acceso a los archivos administrativos:

Fotocopias municipales
20.04.2008 – Carlos Gallego Brizuela

A quien no haya percibido el carácter revolucionario del reciente anuncio del presidente Herrera para la implantación de la telemática en la comunicación de los ciudadanos con la Administración pública regional, le vendrá bien conocer la experiencia de quien precise obtener unas simples fotocopias de un expediente del Ayuntamiento de Valladolid, el trámite más sencillo de todos los imaginables. En primer lugar, tiene usted que ‘echar’ una instancia en el Registro General (en la trasera del Ayuntamiento, colapsado salvo a primeras horas de la mañana), que pasa a un concejal para que dicte un decreto (¿un decreto!) accediendo a su solicitud (si es el caso) y advirtiéndole de que tiene que pasar por el Negociado de Tesorería (también en el edificio principal) a pagar las tasas, a razón de 0,20 euros cada fotocopia. Notificado el decreto aproximadamente una semana después y hecho el pago, se va usted con el justificante a la dependencia correspondiente, en esta ocasión del edificio de San Benito, donde le entregan las fotocopias después de firmar el correspondiente recibo. ¿Y todo para obtener unas simples fotocopias! Naturalmente, las cosas ocurren así por pura indolencia, perpetuando un trámite propio de la más rancia burocracia. Porque nadie se ha puesto a pensar que ese trasiego de ires y venires, de colas y esperas, y de papeles inútiles para la misma Administración, y particularmente para el ciudadano, y esa semana perdida en el empeño, no se ven en absoluto compensados en el conjunto de la economía municipal por el puñado de euros que así se recaudan al cabo de cada ejercicio. Afortunadamente, la vieja displicencia con la que los funcionarios de antaño trataban al administrado se ha trocado en una atención considerada, lo que sólo es un parcial consuelo.

Vamos, que ejercer el derecho de acceso… no es muy accesible.

2 thoughts on “Accesibilidad y derecho de acceso: un ejemplo vallisoletano

  1. No te quiero contar cuando el fondo al que quieres acceder está desorganizado, y entonces te cuentan la historia del ranchero enamorado para convencerte de que, aunque es cierto que hace años tuvieron esas competencias, las perdieron; que tus datos están mal; que los papeles que te interesan los tiene fijo_fijo otro organismo, y si allí no los tienen, es porque ya no servían para nada y naturalmente se tiraron ¿Quién y cuándo? Ah, eso no se sabe ¿Y si el lugar en donde te niegan el acceso es un archivo histórico, porque resulta que el fondo está desorganizado, y/o porque es el archivo de gestión -aunque tu interés se centre en documentos que tienen 96 añitos de nada que en absoluto afectan a la seguridad del Estado o persecución de los delitos?

    Espero que, después del fárrago de papeleo, las tasas que le cobraron al ciudadano que motiva la carta al director, hayan sido razonables. A mí acaban de dejarme temblando porque solicité dos permisos de publicación de sendas imágenes, y me han saludado con 24 euros de nada. Suma siete euros por tasas de reproducción de los documentos en soporte digital y totalizamos 31 euritos; una nimiedad… para el que fijó esa tasa, seguramente dispuesta para fomentar al acceso a la cultura a la que todos tenemos derecho…

    Tasas que en mi opinión invitan al pirateo, porque creo yo que en ningún archivo se revisan una a una todas las publicaciones del país hoja por hoja. Si esto es así, creo que haciendo un cálculo de probabilidades a ojímetro, saldría muy favorable al que piratease. Es decir, se publican las imágenes, no se cita la fuente, y por supuesto, por supuestísimo, no se envían ejemplares de la publicación en la que aparezcan al centro del que proceden, en donde será rraro_rraro que se enteren del pirateo, y el ciudadano se ahorra 24 euros de tasas X (X=abusivas, fuera de lugar, antipedagógicas, etc.).

    Y si se enteran ¿pasaría algo? Por poner un ejemplo, me gustaría saber si la famosa publicación de La dama boba en versión de Lorca, incluía algún tipo de imagen del expediente. Lo que sí parece claro es que, con imágenes o sin ellas, los editores no tuvieron el detalle de enviar un ejemplar al AGA, al menos, a día de hoy no aparece en el catálogo de la biblio auxiliar del AGA que se encuentra volcado en REBAE En fin, tal vez me voy muy por las ramas, pero me preguntaba si en caso de que la publicación que nos ocupa aparezca ilustrada con alguna imagen procedente del expediente, el MCU habrá emprendido acciones legales contra la Universidad de la Rioja o los responsables de la edición por un presunto pirateo; si el delito o falta habrá prescrito; si todos los años se abre algún expediente o un porrón de expedientes por pirateo; a qué cantidad asciende la sación, etc.

  2. Como cité al AGA en un ejemplo, para evitar malentendidos, aclaro que las tasas a las que aludo no las percibe ningún archivo titularidad estatal dependiente del MCU.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s