Polémica creación del Grupo de trabajo sobre gestión documental y archivos del COBDC

El pasado 25 de septiembre, a través de la lista de correo Arxifórum , se anunciaba la creación en el seno del Colegio de Bibliotecarios-Documentalistas de Cataluña (COBDC) , de un Grupo de trabajo sobre Gestión documental y de archivos.

El propósito de este grupo es impulsar el intercambio de conocimientos en el ámbito de la gestión documental (“records management”) en las organizaciones y de los archivos de empresa, ya que entendemos que es necesario situar la gestión de documentos como un área fundamental para mejorar la organización de las empresas, teniendo en cuenta los nuevos modelos de gestión (enfoque basado en procesos, gestión de la calidad, gestión del conocimiento, etc.).

Los proyectos que se pretenden llevar a cabo son la realización de jornadas técnicas, la creación de un blog especializado y la elaboración de una bibliografía sobre la temática que aborda el grupo de trabajo.

Las reacciones no se hicieron esperar, y durante los días siguientes llegaron a la lista todo tipo de opiniones. Creo que el debate ha sido algo pesado, y en su momento no le presté mucho interés. Pero el otro día intenté repasar un poco los distintos mensajes y, aprovechando la ocasión, haré un poco de corta y pega para resumir grosso modo lo que se dijo.

[NOTA: no cito los nombres de los autores ya que, aunque es una lista pública, no me parecía correcto publicar opiniones de terceros sin pedirles permiso (espero que no se enfaden); no obstante, pueden verse los mensajes íntegros en los archivos de Arxifórum]

Los mensajes más críticos con la creación de dicho Grupo argumentaban, por una parte, que las formas con las que se había producido dicha creación/presentación -de manera unilateral y sin contar con la AAC (como organización que representa a la comunidad archivística en Cataluña)- no habían sido apropiadas. Y, por otra (y aquí viene, en mi opinión, el meollo de la cuestión), que suponía una intromisión de los bibliotecarios-documentalistas en un ámbito (más o menos) exclusivo de los archiveros:

  • “la creación de este grupo (…) cuando existe la Associació d’Arxivers de Catalunya, no hace sino crear más confusión y debilitar la profesión” (26/09/2006)
  • “quiero sumarme a la condena hacia la actitud del COBDC y creo que el mayor problema que tienen los documentalistas es que no han tenido, ni tienen claro su campo de actuación (…)” (27/09/2006)
  • “estoy absolutamente en desacuerdo con la creación de este grupo de trabajo (…) porqué no puedo considerarlo otra cosa que un nuevo intento de usurpación de funciones y de intromisión en un ámbito profesional que no es el suyo” (4/10/2006)

Otras opiniones vertidas en la lista, desde un punto de vista más conciliador, respetaban la creación del referido Grupo de trabajo dado el carácter inter/multidisciplinar que implica la gestión documental en las organizaciones:

  • “No acabo de ver el problema, salvo que se trate de una cuestión puramente relacionada con las competencias y ámbito de actuación de las dos organizaciones en cuestión. (…) A mí me parece que cuantos más profesionales de la información asumamos que este tema es propio de nuestra(s) profesión(es), mejor. Y cuantas más ideas y más intercambio entre todos nosotros, mejor.” (27/09/2006)
  • “Creo que tal vez no hay que ver la impulsión de un grupo de gestión documental y archivos desde el COBDC como una amenaza sino como una oportunidad para fomentar la interacción de los bibliotecarios documentalistas con otros profesionales. (…) Yo felicito la iniciativa del COBDC (…)” (27/09/2006)

Incluso desde el propio Grupo se intentaban “limar asperezas”:

  • “No es propósito del nuevo Grupo (…) restar peso a ninguna otra iniciativa. Más bien, al contrario, nuestra misión es sumar conocimientos y esfuerzos para que se reconozca la importancia de la gestión de documentos para (…) las organizaciones (…). Por otra parte, entre los objetivos declarados del grupo de trabajo se encuentra el de “fomentar la cooperación y el trabajo interdisciplinario con otras asociaciones y colectivos profesionales que también desarrollan actividades en este ámbito”. Evidentemente esta declaración de intenciones incluye, como no puede ser menos, a la Associació d’Arxivers de Catalunya.” (27/09/2006)

Dejando a un lado el tema “protocolario” de si el COBDC debería haber hablado primero con la AAC o no, me gustaría señalar que este rebrote de la ya tradicional (y en ocasiones cansina) pugna entre archiveros y documentalistas nos recuerda -por lo menos a los primeros-, que no está de menos (polémicas aparte) definir cuál es nuestro papel en la gestión de documentos (de archivo, se entiende), sobre todo cuando cada vez más añadimos el adjetivo “electrónico” (referido tanto a la gestión como, sobre todo, a los documentos).

Volviendo a los mensajes de Arxifórum, uno muy interesante decía que:

  • “La gestión documental no es patrimonio exclusivo de los archiveros, aunque desde luego tenemos mucho que aportar y no podemos quedar excluidos. Personalmente pienso que los retos y nuevas posibilidades que abren (…) la gestión electrónica de documentos, plantearán de forma ineludible la convergencia de tres ámbitos muy claros: la gestión integral de documentos de archivo (records), la gestión de contenidos pura y dura (cms), tanto para la web como para la toma de decisiones y las herramientas colaborativas que sustituyen a la arquitectura ofimática actual. (…) En este contexto, la clasificación, descripción y preservación, no estan separadas de la producción y publicación de documentos, puesto que se integran en las mismas herramientas. Y siempre resultará más positivo establecer puentes, compartir conocimiento y experiencias con otros profesionales que convergen con nosotros en la gestión documental que quejarnos de que nos pisan el terreno. (…)” (28/9/2006)

Aunque estoy de acuerdo con que:

  • “es la archivística la disciplina que contiene y aporta los principios fundamentales para garantizar una correcta organización de los documentos y la implantación y desarrollo idoneo de sistemas de gestión documental. Y por tanto, son los archiveros los profesionales que disponen de la formación y de la capacidad para llevarlos a cabo” (4/10/2006)

, así como con lo expuesto en el comunicado de la Junta Directiva de la AAC del 4 de octubre (publicado en Arxiforum el 5), sobre el papel de los archiveros en la gestión de documentos de archivo, no creo que -como se ha dicho- “la creación de un grupo de trabajo con características híbridas no favorece a la autonomía que requiere la archivística aún más cuando se trata de una disciplina con poco reconocimiento en los ámbitos de las administraciones públicas y de las empresas privadas” (4/10/2006). ¿Qué hubiera pasado si el grupo de trabajo se dedicase, por ejemplo, a la conservación de documentos? ¿Se habría puesto también el grito en el cielo? Lo dudo.

Pero, para concluir (que al final me he extendido bastante), vuelvo a repetirme. Todo esto debe hacernos reflexionar sobre el ámbito de actuación de la Archivística, el papel que deben desempeñar los archiveros en cada una de las distintas fases que comprende la gestión de documentos (que incluye la de diseño y creación) y los nuevos retos que supone para la profesión el documento electrónico. Espero ir poco a poco escribiendo de todo ello.

Esto no ha hecho más que empezar.

3 thoughts on “Polémica creación del Grupo de trabajo sobre gestión documental y archivos del COBDC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s